CONSERVAS DE QALI WARMA NO SON APTAS PARA EL CONSUMO

(La Republica) Conservas de carne de pollo y pavo de la marca estadounidense “Crider” que compró el programa de alimentación escolar Qali Warma para el año 2019, no son aptos para el consumo humano, según el informe suscrito por la directora ejecutiva de Control y Vigilancia, la bióloga Carmen Cruz Gamboa, de la Dirección General de Salud Ambiental e Inocuidad Alimentaria (DIGESA).

El 19 de junio y el 14 de agosto del
año que pasó, cuando se encontraban en proceso de evaluación de los alimentos
importados, técnicos de Qali Warma reportaron
el hallazgo de manchas negras en los envases del producto “Crider”, producido
en la localidad de Stillmore, en Georgia, Estados Unidos.

Qali Warma reportó el incidente a DIGESA, entidad que dispuso la inmovilización
de los lotes del alimento en los respectivos almacenes de las empresas
Procesadora de Alimentos del Centro (ubicada en La Capitana, Chosica);
Industria Alimentos y Servicios Gedual (avenida Ingenieros, Ate); y Soraya SAC
(kilómetro 18.5 de la Panamericana Sur, San Juan de Miraflores).

Casi ocho meses después,
finalmente DIGESA comunicó los resultados los estudios de
laboratorio y determinó que la conserva de carne de pollo y pavo “Crider” no
debe ser consumida, mucho menos por los escolares de los colegios estatales.

El producto “Crider” fue importado
por los proveedores porque fue autorizado por Qali Warma, ya que cumplía con
los requisitos técnicos señalados por dicha entidad.

“De acuerdo con el análisis de riesgo
efectuado a los referidos productos se establece que los mismos son
considerados alimentos no idóneos, toda vez que los envases que los contienen
presentan alteraciones físicoquímicas en su interior que no
garantizarían la finalidad de protección del contenido a lo largo de su vida
útil, por lo que se consideran no aptos para el consumo humano”, señala en sus
conclusiones el informe suscrito por el especialista en inocuidad alimentaria,
la ingeniero Cristina Tello Morales y el coordinador del Área de Alimentos, el
ingeniero Roberto Patiño Tataje.

Presencia
de materiales

“Los envases de hojalata utilizados
por la empresa ‘Crider’ en su condición de fabricante de los productos
implicados, no cumplen con garantizar una protección adecuada a los productos
alimenticios que contienen y que son dirigidos a una población vulnerable, como
lo son los consumidores del programa nacional de alimentación escolar Qali
Warma
”, precisa el informe.

 “Los envases utilizados por la referida
empresa presentan características que permiten la migración de los componentes
presentes en la hojalata, entre ellos metales y/o metaloides considerados
contaminantes como Hierro (Fe) y Estaño (Sn). También se encontró elementos
como Fósforo (P) y Azufre (S), los cuales se han reportado en diferentes
concentraciones en las zonas afectadas de los envases sometidos a estudio”,
establecieron los especialistas de DIGESA.

La inmovilización de las conservas
“Crider” y el lanzamiento de la alerta sanitaria se produjo cuando casi la
totalidad de dicho alimento había sido distribuido por los proveedores y
consumido por los escolares de distintas zonas del país con el visto bueno
de Qali Warma, que aplica un proceso denominado liberación. Lo que
quiere decir que los productos cumplían con las especificaciones técnicas.

Según el representante de los
proveedores de Qali Warma, Lino De La Barrera, el reporte de DIGESA confirmó
que el producto “Crider” fue aprobado por Qali Warma y que el mismo organismo
comunicó el hallazgo de anomalías en las latas.

Grave
resultado

“Sin embargo, las especificaciones
técnicas de Qali Warma que permitieron la importación de
‘Crider’ siguen vigentes. Los proveedores, los compradores de los alimentos
para el programa, es lo que van a encontrar el mercado porque cumplen los
criterios señalados por Qali Warma”, señaló De La Barrera.

 “El proveedor no es el culpable si las latas
de conserva no cumplen con los requisitos técnicos. El informe de DIGESA es
gravísimo, porque nos está diciendo que hay problemas con las conservas de lata
y la carne de pollo y pavo no es el único producto enlatado que consumen los
escolares. También tenemos la leche, por ejemplo”, indicó.

Qali Warma comunicó a DIGESA que los
productos intervenidos “presentaban manchas y puntos de color negro en el
interior de los envases de las conservadas importadas. (…); y en algunos
casos dichas manchas se evidenciaron acompañadas de mucosidad y burbujas, y en
otras, las manchas negras se evidenciaron en el líquido de gobierno y en la
carne de las conservas importados de Estados Unidos, cuyo fabricante es la
empresa Crider”.

Lino De La Barrera refirió que en una
ocasión repentinamente Qali Warma decidió suspender la
adquisición de conservas de pollo con almidón como líquido de gobierno que
fabricaba la compañía San Fernando, porque supuestamente el sabor del almidón
no agradaba a los niños escolares. Desde entonces, se dejó de adquirir dicho
producto, lo que produjo que los proveedores busquen otra alternativa, en este
caso, la carne de pollo y pavo importados “Crider”.

 “¿Por qué Qali Warma cambió repentinamente la
ficha técnica del pollo en almidón que fabricaba San Fernando? Es forma
elegante, sutil, subterránea de direccionar la compra de un producto”,
manifestó el representante de los proveedores.

Entrevista por este diario, el
director ejecutivo de Qali Warma, Fredy Hinojosa Angulo, explicó
que no existía direccionamiento de ningún producto y que los proveedores tenían
otras alternativas en el mercado.

Fecha
de vencimiento

“No es verdad. Lo invito que vaya al
mercado y busque productos alternativos. No hay mucha oferta. Antes de lanzar
una convocatoria para la compra de alimentos, Qali Warma debería estudiar el
mercado para determinar la disponibilidad de los productos, verificar la
calidad de los mismos y no dejar esa tarea a los proveedores. El caso de la
conserva de pollo y pavo ‘Crider’ confirma lo que estamos diciendo: Qali Warma
debe determinar la calidad de los productos antes de elaborar sus fichas
técnicas”.

Cuando un producto es inmovilizado,
Qali Warma aplica de inmediato una penalidad del 10% de la carta fianza que
presenta el proveedor que gana la licitación, hasta que se conozcan los
resultados de los análisis de DIGESA. Esta entidad demoró casi 8 meses en
pronunciarse sobre las conservas “Crider”, lo que generó malestar entre las
empresas proveedoras de alimentos por la tardanza, porque les afecta
financieramente. En esta situación de inmovilización se encontraban 18 lotes de
alimentos.

 “Aquí vemos que DIGESA concluye que el
problema no es el alimento sino la lata. Sin embargo, Qali Warma sigue pidiendo
a los proveedores que compremos el mismo producto. Eso pone en riesgo la salud
del niño”, señaló Lino De La Barrera.

Según el reporte de DIGESA, las
conservas “Crider” intervenidas fueron producidas entre enero y mayo de 2019 y
tienen fecha de vencimiento mayo de 2022.

DIGESA también señala que tomará las
acciones legales contra los responsables.