PIÑERA DICE NO TEMER A INVESTIGACIÓN

El ex presidente de Chile, Sebastián Piñera descartó tener algún tipo de “temor” de aparecer mencionado en los correos electrónicos que este lunes entregó su family office Bancard a la Fiscalía Metropolitana Oriente sobre los negocios de su compañía en Perú y negó que haya participado directamente en esta inversión.

Esto, en el marco de la investigación por las inversiones que la firma de su propiedad hizo en la pesquera peruana Exalmar mientras el ex mandatario ejercía su cargo como gobernante (2010-2014).

En entrevista con la televisora T13, al ser consultado de si no tenía “temor de que en alguno de esos mails que va a revisar la Fiscalía podría ser nombrado tangencialmente?”, Piñera indicó: “No, porque yo no tuve ninguna participación de ninguna naturaleza en la gestión de esas inversiones. Lo que ha hecho hoy día la empresa es, tal como lo anunció, colaborar con la justicia y entregar la información pertinente a la Fiscalía”.

Y respecto de la información que manejaba su hijo (Sebastián Piñera Morel) sobre dichas inversiones, explicó que éste no conocía “las inversiones específicas” realizadas por Bancard. “Él no es parte del directorio de la empresa que hizo la inversión. Él estaba en un consejo que se reunía cada tres o cuatro meses para fijar las grandes políticas (…) Así que el intento de involucrar a mi hijo es parte de una campaña sucia”, señaló tajante.

Sobre si debió advertirles a quienes manejaban sus inversiones en el extranjero de no realizar negocios en países limítrofes, Piñera indicó que frente a la controversia, “dado lo que ocurrió, eso es lo que habría hecho”.

Y respecto de la “demora” de dos semanas en hacer dicha autocrítica, agregó: “Yo quiero recordar que en abril de 2009, sin que ninguna ley lo exigiera, antes de ser candidato y mucho antes de ser presidente de Chile, yo tomé tres decisiones: crear fideicomisos ciegos para una administración independiente de todas las inversiones financieras en Chile; desligarme absolutamente de la administración de las empresas y anunciar la venta de LAN, Chilevisión y Clínica Las Condes. Y afirmar que el producto de esa venta se invertiría fuera de Chile. Si yo pudiera retroceder en el tiempo, sin duda, porque uno aprende con el tiempo, les habría pedido a los administradores o al equipo profesional, que no invirtieran en países vecinos”.

Durante la entrevista, el ex presidente volvió a profundizar en su postura sobre control migratorio, indicando que no mete a todos los extranjeros en el “mismo saco” cuando vincula a algunas personas con hechos delictivos.

“Por supuesto que no meto a todos en el mismo saco. Cuando yo digo que hay chilenos que cometen delitos, no estoy metiendo a todos en esa categoría. Yo afirmé que en Chile existen bandas, por ejemplo, que clonan tarjetas y que han sido descubiertas que son de origen rumano. Por ejemplo, hace unos días la PDI detectó y desarticuló a una banda de narcotraficantes de origen colombiano. Y por lo tanto, si hay grupos que vienen a Chile a delinquir, a cometer delitos graves como narcotráfico, como trata de personas, como contrabando o crimen organizado, ¿por qué tenemos que dejarlos entrar?”, señaló.

“¡Si esto es algo que hace pleno sentido en todas las democracias del mundo! Y Chile hoy día tiene una ley que está obsoleta y en la ley que nosotros presentamos, o el proyecto que podría ser ley, apuntaba a fijar los criterios rectores de la política de migración en Chile, hacer cumplir los tratados internacionales que el país ha suscrito en esta materia y establecer los derechos y deberes de los inmigrantes. Desgraciadamente el actual gobierno no continuó con la tramitación de ese proyecto, igual como ha paralizado muchos proyectos nuestros, como el de la Onemi, el del Sename y muchos más”, agregó.

Por último, Piñera abordó con humor el nuevo error que cometió al citar textos, en este caso, la Biblia. “Cité el primer libro del Antiguo Testamento de la Biblia que es el Génesis y confundí algunos de sus personajes. Yo ya le pedí disculpas a Adán, a Abel, a Adán porque lo maté antes de tiempo, a Abel porque lo confundí con Caín… Pero le voy a decir algo: yo a veces me confundo, pero hay algunos que parece que no se confunden nunca. Me confundo en esas cosas, pero en las cosas grandes me confundo mucho menos. Y el día en que no me confunda más, voy a estar en otro mundo”, finalizó.

Fuente: Emol, Chile/GDA