DENUNCIAN A LULA DA SILVA POR FAVORECER A ODEBRECHT

La Fiscalía de Brasil presentó una nueva denuncia contra el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva por los delitos de corrupción y lavado de dinero. Asimismo lo acusa de “dirigir una sofisticada estructura ilícita” para captar apoyo parlamentario.

Además de Lula da Silva, la Fiscalía presentó cargos contra otras ocho personas, entre ellas su esposa Marisa Letizia, el expresidente de la constructora Odebrecht, Marcelo Odebrecht, y el exministro Antonio Palocci.

En su nueva denuncia, la Fiscalía sostiene que Lula da Silva favoreció a Odebrecht a la hora de conseguir contratos en la petrolera estatal Petrobras y que a cambio el expresidente obtuvo sobornos dirigidos a la “trama” que, supuestamente, él mismo dirigía.

Las coimas pagadas por Odebrecht sumaron unos 22.5 millones de dólares en ocho contratos con Petrobras e incluyeron un terreno valorizado en unos 3.7 millones de dólares para el instituto Lula, entidad dirigida por el ex jefe de Estado.

Asimismo, la constructora también otorgó, en forma de soborno, un ático de unos 150 mil dólares, próximo a la residencia particular de Lula en la localidad de Sao Bernardo do Campo, en la región metropolitana de Sao Paulo.

De acuerdo con los Fiscales, Lula contribuyó para el nombramiento de los ex directores de Petrobras Paulo Roberto Costa y Renato Duque, quienes, a su vez, “generaban recursos” que servían para el “enriquecimiento ilícito del expresidente, de agentes políticos y de los gremios que participaban en la subasta de cargos públicos”.

La denuncia de la Fiscalía coincide con la publicación realizada este jueves por el diario Valor Económico, en la que Marcelo Odebrech, indicó que su empresa pagó al ex mandatario unos US$6.7 millones en sobornos.

La declaración se produce en el marco de una delación premiada con la Justicia a cambio de una reducción de penas que alcanza a unos 70 ejecutivos de la mayor constructora de Brasil.

Según el testimonio de Odebrecht, el llamado “departamento de sobornos” de la constructora pagó al ex presidente brasileño cerca de siete millones de dólares, de los cuales US$2.2 millones habrían sido entregados en mano en 2012, “bajo la solicitud de (Antonio) Palocci”.

Palocci era uno de los hombres fuertes de los gobiernos de Lula da Silva y de su sucesora, Dilma Rousseff. Fue arrestado el pasado septiembre en Sao Paulo acusado de recibir sobornos para intervenir en ambas administraciones en defensa de los intereses de Odebrecht.