CRECE CRISIS EN VENEZUELA

Las protestas que se están llevando a cabo en Venezuela desde el pasado 1 de abril a favor y en contra del Gobierno de Nicolás Maduro han dejado hasta el momento  un balance de 66 muertos y cerca de un millar de heridos.

Muchas de las manifestaciones antichavistas terminan con un alto número de heridos, al ser dispersadas con gases lacrimógenos y en algunos casos con perdigones, por lo que la oposición ha reclamado el “cese de la represión”.

Un diputado opositor denunció ayer, miércoles, que un joven de 17 años recibió el impacto de una bomba lacrimógena en el pecho. No obstante, el ministro de Comunicación e Información vinculó su muerte con la presunta manipulación de un mortero artesanal por parte de manifestantes. Por su parte, el Ministerio Público ha designado a un fiscal para investigar las causas de su muerte.

Posteriormente, el fiscal ha señalado en un comunicado que la víctima se encontraba en la avenida Francisco de Miranda de Caracas, donde “se presentó una situación irregular durante la cual resultó gravemente herido“.

Entretanto, la convocatoria de una Asamblea Nacional Constituyente (ANC) en Venezuela avanza con la aprobación de su elección el próximo 30 de julio por parte del Consejo Nacional Electoral (CNE).

La oposición venezolana reunida en la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) intentó el miércoles llegar hasta el CNE para protestar contra su decisión, pero los agentes de la Policía Bolivariana dispersaron la movilización con gases lacrimógenos.

De cualquier forma, Maduro ha llamado a los ciudadanos a votar “llueva, truene o relampaguee” en la elección de los representantes de la ANC y ha advertido de que sus opositores intentarán sabotear estos comicios.