CANON MINERO: FUENTE DE RECURSOS PARA DESARROLLO DE REGIONES

La actividad minera es y ha sido la columna vertebral de la economía nacional. El Perú ha logrado un sitial importante en la producción minera mundial, ubicándose entre los primeros países productores de plata, cobre, zinc, estaño, plomo y oro.

El gran impacto que tiene la minería en las regiones del Perú se puede deducir fácilmente: De un PBI total de US$ 180,000 millones, la mayor parte, el 55% se deriva de las regiones del interior, mientras que el 45% es generado en Lima.

Esta cifra demuestra la significativa importancia que tiene la minería en el proceso de descentralización, en especial, en las zonas altoandinas de nuestro país. Decir que la minería no contribuye o es dañina es un absurdo, todo lo contrario, es muy beneficiosa en todo sentido, para el desarrollo de las naciones, y eso se debe fijar en las cabezas de la población.

En esa línea, un elemento que aporta al crecimiento económico de un país y al bienestar social de su población es el canon minero.

CANON

El efecto multiplicador de la minería es enorme, y eso también se refleja en los aportes a través del canon minero. La evolución de los ingresos por este cocepto en las regiones del Perú ha ido creciendo desde el año 1996.

Pero, ¿qué es el canon?, pues es la participación dineraria efectiva que gozan los Gobiernos locales (municipalidades provinciales y distritales), regionales, e instituciones educativas, del total de ingresos y rentas obtenidos por el Estado, por la explotación económica de los recursos que se generan en la región.

Mientras que el Canon Minero, el más importante de los seis tipos que existen, es muy importante para el desarrollo, y se deriva de una participación tributaria que se ha asignado a los Gobiernos Locales y Regionales por la explotación de recursos minerales, metálicos y no metálicos. Está constituido por el 50% del Impuesto a la Renta que pagan las empresas mineras al Estado.

Esto quiere decir que el canon no es un monto fijo, sino que puede aumentar o disminuir en función de la mayor o menor actividad que realicen las compañías productoras de minerales, así como de la evolución de los precios internacionales.

Una vez efectuada la recaudación y regularización anual del Impuesto a la Renta (IR), el Estado transfiere el 50% de los ingresos captados por actividades mineras, a las zonas donde se explotó el recurso. El monto de la transferencia es depositado en cuentas especiales del Banco de la Nación, y, muy importante, estos fondos no revierten al Estado, como si lo hacen los recursos no utilizados del Presupuesto Público.

El canon minero se distribuye en una sola cuota al año siguiente de su recaudación, en el mes de Julio.

¿Qué sucede con los municipios y regiones donde no se genera canon? Pues no reciben el dinero correspondiente al 50% que pagan las compañías mineras, y solo deben aprender a vivir con los montos asignados en sus respectivos presupuestos.

El canon implica dinero en efectivo adicional, en algunos casos, en montos muy importantes, para las zonas donde se realiza efectiva actividad minera.

El año 2005, las zonas que disfrutaban del canon se repartieron S/. 889 millones de soles, sin embargo, el 2007 fue extraordinario, pues el canon distribuido ascendió a S/. 5,157 millones. En los últimos años la tendencia ha sido decreciente, por las actividades antimineras que han limitado el desarrollo de nuevos proyectos, así como por la caída de los precios de minerales.

 DISTRIBUCIÓN

El Canon se distribuye en base a criterios de Población y Necesidades Básicas Insatisfechas:

  • El 10% del total del canon para los gobiernos locales de la municipalidad o municipalidades distritales donde se explota el recurso natural.
  • El 25% del total para los gobiernos locales de las municipalidades distritales y provinciales donde se explota el recurso natural. (Según población y necesidades básicas insatisfechas)
  • El 40% del total para los gobiernos locales del departamento o departamentos de las regiones donde se explote el recurso natural. (Según población y necesidades básicas insatisfechas).
  • El 25% del total para los gobiernos regionales donde se explote el recurso natural. De este porcentaje los Gobiernos Regionales deben transferir el 20% a las Universidades Nacionales de su jurisdicción.

¿EN QUE SE PUEDE USAR?

En el caso de los Gobiernos Locales, estos recursos se utilizarán en gastos de inversión, debiendo observarse las disposiciones del Sistema Nacional de Programación Multianual y Gestión de Inversiones (Invierte.pe) que correspondan.

Asimismo, estos deberán destinar el 30% del monto que les corresponda a la inversión productiva para el desarrollo sostenible de las comunidades donde se extrae dicho recurso natural. En el caso de los Gobiernos Regionales, los recursos obtenidos se utilizarán para el financiamiento o cofinanciamiento de proyectos u obras de infraestructura de impacto regional y local.

Tanto los Gobiernos Locales como Regionales están facultados a utilizar hasta un 20% del Canon Minero para el mantenimiento de los proyectos de inversión pública priorizando infraestructura básica, así como hasta otro 5% para financiar la elaboración de perfiles y evaluar los estudios de preinversión.

Adicionalmente, los Gobiernos Locales y Regionales pueden utilizar los recursos para proyectos orientados a brindar servicios públicos (infraestructura para comisarías, postas médicas, penales, etc.). Por otro lado, las transferencias que reciben las Universidades Nacionales se deben destinar, preferentemente, a la inversión en investigación científica relacionada con la salud pública y prevención de enfermedades endémicas, sanidad, biodiversidad, etc.

Asimismo, estas entidades pueden usar hasta 50% de sus recursos en proyectos de infraestructura y equipamiento vinculados directamente con los fines de la universidad. Cabe indicar que si la universidad (que usualmente está ubicada en la capital de la región) tiene sedes en provincias y distritos productores, se deberá destinar no menos del 10% de estos recursos a dichas dependencias.

Finalmente, los recursos transferidos por Canon Minero no pueden usarse, en ningún caso, para el pago de remuneraciones o retribuciones. Asimismo, estos son acumulables y en ningún caso son devueltos al Gobierno Central.

En conclusión, el canon minero es una herramienta para asegurar el desarrollo sostenido de las regiones y contribuir a la erradicación de la pobreza, por lo que resulta vital que sus fondos se inviertan en obras de infraestructura básica y productiva, así como en las áreas de salud y educación.

RESULTADOS POR PRINCIPALES REGIONES

Cuatro de seis regiones del sur registraron incrementos en sus transferencias por canon minero. Arequipa tuvo el mayor aumento en sus transferencias por canon minero a gobiernos regionales y locales en el año 2017 (1,076.3%).

Según datos del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), en julio de 2017, las transferencias para los gobiernos regionales y locales de la Macrorregión Sur por concepto de canon minero ascendieron a S/ 614.3 millones, lo que representó un incremento de 16.8% respecto al mismo periodo del año 2016, cuando las transferencias a las regiones del sur sumaron S/ 525.8 millones.

Los gobiernos regionales y locales de la Macrorregión Sur registraron el mayor monto por transferencias por canon minero durante los años 2012 (S/ 2,106 millones), 2014 (S/ 1,139 millones) y 2015 (S/ 1,070 millones).

Sin embargo, como informa Perucámaras en su “Reporte Regional Nacional” de agosto, la Macrorregión Centro, conformada por Áncash, Apurímac, Ayacucho, Huancavelica, Huánuco, Ica, Junín y Pasco, tuvo las mayores transferencias de estos recursos en julio de 2017 (S/ 726 millones), en comparación con las Macrorregiones Norte y Sur.

TRANSFERENCIA POR CANON MINERO EN EL NORTE

La macro región norte se puede constituir en un inmejorable ejemplo para verificar la utilidad y ventajas que se derivan del canon minero, de la tangibilidad de sus beneficios evidentes, así como también, comprobar el efecto insano que las malas decisiones de algunas autoridades, regionales y locales, pueden generar en las poblaciones que se precian de defender.

En esa línea, La Libertad y Cajamarca son las regiones que reciben las mayores transferencias por canon minero (S/.440.2 millones en total), mientras que mucha distancia, se encuentra Piura, la zona más devastada por el fenómeno del Niño Costero, con solamente S/.5.2 millones.

Como señalamos anteriormente, los montos de canon se han venido reduciendo progresivamente, por efecto de la caída de los precios internacionales de los minerales, la reducción en la producción, y el nulo ingreso de nuevos proyectos de exploración y/o explotación.

Cajamarca es la región con más mega proyectos mineros no implementados por la necia oposición política antiminera en alianza con ONGs extranjeras, como Conga y Galeno, y ´recientemente, la postergada licitación de Michiquillay.

En el caso de Piura, se perciben leves esperanzas de cambios positivos con la formalización de empresas mineras en la región. Hace un mes se anunció la inscripción formal de la primera empresa minera, denominada Las Lomas Doradas, y se espera que continúe esta actividad. Asimismo, se ha conocido el interés de minera Buenaventura en realizar estudios por la zona.

En el norte, dos regiones no gozan de ingresos por canon minero (Tumbes y Lambayeque), aunque esta último ha empezado a recibir aportes este año y tiene pendiente el desarrollo del proyecto Cañariaco, el cual abonaría ingresos por canon.

TRANSFERENCIAS POR CANON MINERO EN EL SUR

Las transferencias por concepto de canon minero en el sur para el año 2017 se distribuyeron de la siguiente manera:

  • Arequipa, S/ 258.7 millones
  • Tacna, S/ 94.7 millones
  • Puno, S/ 91.4 millones
  • Moquegua, S/ 87.4 millones
  • Cusco, S/ 81.3 millones
  • Madre de Dios, S/ 0.9 millones.

Cuatro de seis regiones del sur registraron incrementos en sus transferencias por canon minero. Arequipa tuvo el mayor aumento en sus transferencias por canon minero a gobiernos regionales y locales en el año 2017 (1,076.3%), luego de la fuerte caída que registró en las transferencias del año 2016 (con una variación de -94% en comparación con el año 2015).

Otras regiones que también aumentaron sus transferencias por este concepto para el año 2017 son Madre de Dios (51.8%) y Puno (4.9%). Por su parte, las regiones que percibieron disminuciones en sus transferencias por canon minero a sus gobiernos regionales y locales fueron Moquegua (-53.9%) y Tacna (-46.7%).