SUNAT ADVERTIRÁ SOBRE GASTOS NO DEDUCIBLES

El proceso de masificación de la facturación electrónica no solo se encuentra a paso acelerado, sino que también empieza a emerger como una importante estrategia para la formalización y la lucha contra la evasión tributaria.

Por esta razón, desde junio, 150,000 contribuyentes recibirán alertas de forma progresiva respecto a la detección de presuntos gastos no deducibles, a fin de evitar contingencias futuras.

Se trata de una nueva forma de comunicación de la Superintendencia Nacional de Administración Tributaria (Sunat) hacia el contribuyente, a fin de facilitarle, de manera previa a todo proceso de fiscalización, la posibilidad de realizar la corrección oportuna de las omisiones o errores que de forma involuntaria hubieran podido incurrir las empresas, e inclusive argumentar lo que consideren válido.

Una información que además permitirá al ente fiscal separar los casos de error humano de aquellos de fraude organizado, ante lo cual el ente fiscal será implacable.

“Es un cambio del modelo. En principio, podrá advertirse al contribuyente desde la emisión de una factura, si esta tiene alguna inconsistencia, acción que actualmente se realiza recién en la etapa de fiscalización y después de casi un año, en que es atendida por un auditor. Ahora se podrá realizar en línea”, afirma el responsable de la transformación digital de la Sunat, Carlos Drago.

Acompañamiento

El objetivo es que dichas alertas puedan ser entregadas antes de que los comprobantes sean incorporados en sus registros de compras. Incluso, de haberlo hecho, se buscará que sean revisados antes de la presentación de la declaración de impuestos. Ahora bien, de persistirse en dicha actitud, recién conllevará a la entrega de una carta inductiva y hasta la notificación de una esquela para el inicio del proceso de fiscalización, que recién podría ocurrir en agosto.

Precisamente, para afianzar este nuevo proceso de comunicación con el contribuyente, como resultado del proceso de masificación de la factura electrónica, la Sunat ha iniciado una campaña de actualización del correo electrónico y celular del contribuyente, a fin de facilitar la remisión de información en tiempo real.

El nuevo modelo de facturación electrónica no solo busca mejorar y modernizar la actividad empresarial, sino que también empieza a emerger como una importante estrategia para la ampliación de la base tributaria y la aplicación de sanciones a quienes incumplan con sus obligaciones.

El tránsito

La evolución y crecimiento del uso de la facturación electrónica en el país va en aumento año tras año. Así, si en el 2014 apenas alcanzaba la cifra de 7,000 empresas con 15 millones de facturas electrónicas emitidas, a finales del año pasado esta participación se elevó a más de 100,000 empresas autorizadas y 188 millones de facturas emitidas. Para el 2020 está previsto que todas las empresas en el país facturen electrónicamente.

Incluso a fines de este año se prevé llegar a 230,000 empresas con más de 250 millones de facturas emitidas. Para ello, en agosto próximo serán incorporados al sistema las empresas de manufactura, construcción, hoteles y restaurantes y todas las exportaciones de bienes. Mientras que para noviembre se sumarán los contribuyentes que al 31 de diciembre del 2016 hayan tenido ingresos mayores a 150 UIT.

A inicios de este año, asimismo, fueron llamados a la obligatoriedad los principales contribuyentes nacionales y regionales, así como agentes de percepción y retención; luego, en abril, se incluyó otro grupo formado por los nuevos inscritos al RUC en el 2018 (Ver infografía); y, en mayo pasado, lo hicieron las empresas exportadoras, además de los proveedores del Estado y los inscritos en el registro de insumos químicos y bienes fiscalizados.

Operador estratégico

Desde agosto próximo será obligatorio que los contribuyentes cuenten con un operador de servicios electrónicos (OSE) para la emisión de comprobantes de pago, de conformidad con el Decreto Legislativo Nº 1314. El OSE ayudará a masificar, agilizar y descentralizar los procesos de facturación electrónica, pues la Sunat dejará de validar los comprobantes electrónicos y los emisores deberán contratar a un operador para dicho servicio.

A la fecha, ya existen seis empresas autorizadas para brindar dichos servicios, que al igual que la experiencia mexicana, ofrecerán diversos beneficios como el ahorro de costos y tiempo, mejora de la productividad empresarial y el nivel del servicio de respuesta, evitando problemas como demoras en el otorgamiento de los comprobantes electrónicos, retraso en las cobranzas, en los procesos de cierre de mes y los despachos.

“Estos esfuerzos están destinados a que el Perú se convierta en un líder de facturación electrónica en la región”, afirmó Drago.

El dato

Al cierre del presente año, más del 60 % de las ventas se realizarán con factura electrónica, estima la Superintendencia de la Administración Tributaria.

Si tienes alguna opinión puedes escribirnos a: oyonperu@gmail.com