CRÓNICA DE UN RESCATE MINERO: “RAURA ESTÁ SIEMPRE A DISPOSICIÓN PORQUE ESTÁ EN NUESTRO ADN”

Tras una semana del accidente minero ocurrido en la mina de Pampahuay en la provincia de Oyón, pudimos conversar con el equipo de rescate de la Compañía Minera Raura, quienes, sin dudarlo, acudieron al lugar de los hechos con el objetivo de sumar esfuerzos y rescatar sanos y salvos a los mineros de la mina de carbón.

Parte del equipo de rescate que estuvo liderado por el Superintendente de Mina, Ing. Ricardo Aldo Torres Esteban, nos recibió para consultarles acerca de la gratificante experiencia de formar parte del grupo humano que salvaron la vida de los cuatro mineros atrapados.

Junto a él, también nos recibieron el Jefe de Desarrollo de Mina, el Ing. José Lavado Ramos; el Jefe de Geomecánica, Wilder Alfonso Zúñiga; y el Jefe de Seguridad, Amadeo Janampa Chancas.

Luego de unos momentos de reflexión, empezaron indicando que al enterarse de la noticia y además por encargo del mismo Ministro de Energía y Minas, Ing. Francisco Ísmodes, acudieron al lugar de los hechos con el objetivo de poner toda su experiencia profesional e institucional para preservar la vida de los mineros.

Una de las primeras actividades que realizaron en el lugar de los hechos, según relataron, fue hacer una minuciosa evaluación de la zona del derrumbe, así como analizar las condiciones de seguridad de la mina y del ambiente donde se estaba realizando el trabajo de rescate.

Indicaron, también, que se realizó un importante trabajado en lo referido a la comunicación mediante mangueras. Al respecto, el Ing. Torres sostuvo que “en realidad, ahí tomamos una actitud bastante convencional. Costatamos de algunas fugas de agua en las mangueras y se dieron las recomendaciones respectivas para cambiarlas de forma inmediata.

Entre las medidas de rescate y seguridad, Raura tuvo que proveer tuberías metálicas para poder atravesar la zona del derrumbe. Igualmente, se llevaron botellas de oxígeno para mejorar las condiciones de respiración de los mineros atrapados.

Las dificultades de la zona también jugaron un rol importante que permitió a los mineros de Raura dar lo mejor de ellos. La zona de acceso de la mina era uno de los grandes inconvenientes, ya que no se podía caminar normalmente debido a diferentes obstáculos que presentaba, como postes a punto de caer y el discurrir del agua.

Ya en el punto de rescate, encontraron un plano inclinado que exigía subir mediante una escalera para luego acceder, con una soga, hasta el nivel donde se encontraban los mineros. A eso, resaltar lo reducido que tenía la zona donde se realizaron los trabajos de limpieza del material del carbón que había generado el derrumbe de la mina.

Concluidas las labores de rescate con la gratificante noticia de haber salvado la vida de cuatro personas, los mineros de Raura y el resto del equipo que participó en esta increíble hazaña, sintieron el calor de la gente que con aplausos infinitos agradecieron su generosidad.

“Nos sentimos reconfortados al ver que cumplimos con el objetivo de sacar a salvo a las personas atrapadas. Raura, y todos sus colaboradores, estarán siempre a disposición de la gente porque está en nuestro ADN. Los valores como la solidaridad, responsabilidad, confianza y seguridad, erigen nuestro actuar”, destacó el Superintendente de Minas, Ing. Torres.

Si tienes alguna opinión puedes escribirnos a: oyonperu@gmail.com