EL RETORNO DE PAOLO GUERRERO CLASIFICA A LA LIBERTADORES.

Arrollador, el Colorado cumplió su objetivo con goles de Patrick, en el 11, y un doblete del reincorporado y hambriento artillero peruano Paolo Guerrero, en el 22 y 66. Los tres con asistencia del uruguayo Nico López.

El brasileño Internacional se convirtió este martes en el primer equipo en clasificarse a los octavos de final de la Copa Libertadores 2019 al deshacerse por 3-2 del chileno Palestino con más sufrimiento del esperado.

En dos de sus pocas claras ocasiones, Palestino, un más que digno perdedor, descontó en el 41 por medio de Julián Fernández y en el 47 por el argentino Lucas Passerini.

Con 10 puntos, Internacional se asegura un puesto en octavos, si bien todavía está por verse si como primero o segundo del Grupo A. Palestino se queda con cuatro, a la espera de lo que haga el miércoles el vigente campeón River Plate, con 3, contra el colista Alianza Lima, con 1.

«Sabíamos que iba a ser difícil, pero gracias a Dios ganamos y logramos la clasificación», dijo Guerrero, elegido mejor jugador del duelo.

– ‘Depredador’ hambriento –

Guerrero demostró que los 14 meses de sanción por dopaje que le impuso la FIFA no le minaron ni su potencia física ni su insaciable hambre de gol.

En los primeros minutos, ya dispuso de varias ocasiones y junto a López se convirtió en un verdadero quebradero de cabeza para la portería de Ignacio González.

Y el gol no tardó en llegar. Tras una buena triangulación, López cruzó un balón con la zurda dentro del área que Patrick no desaprovechó para fusilar las mallas visitantes.

El segundo, pocos minutos después, fue una mezcla rapidez y técnica. Nació otra vez con una precisa asistencia desde el centro del campo de Nico López.

El pase, raso, dejó desmarcado al Depredador Guerrero, que al borde del área grande le quebró la cintura a un defensa árabe para quedarse solo y disparar a placer.

El modesto equipo chileno, una de las revelaciones de esta Libertadores, supo aprovechar sus dos mejores -casi las únicas- oportunidades del partido.

En el 42, Fernández aprovechó una confusión de la defensa colorada. Su primer disparo se estrelló en el palo, pero en el rebote no perdonó.

En el 49, el silencio se hizo en el Beira-Rio: el punta argentino Lucas Passerini en el 49 se desmarcó y remató en el área chica un gran centro de Diego Rosende desde la banda izquierda para mandar el balón a la red.