RESEÑA HISTÓRICA DE LA COMUNIDAD CAMPESINA DE OYÓN.

En el marco de la celebración del 74 ° aniversario de la Comunidad Campesina de Oyón, nos permitimos en transcribir la reseña histórica de la comunidad, documento que el año 2009 fue publicado por DESCO durante la formulación del Plan de Desarrollo Comunal y con el auspicio de la Compañía de Minas Buenaventura.

Por: Máximo Samaniego Ventocilla. La Comunidad Campesina de Oyón se encuentra cerca de las cuevas de Lauricocha (Huánuco), en donde el Ing. Augusto Cardich encontró uno de los restos antropológicos más antiguos del Perú.

Estos testimonios confirmarían que el territorio de la Comunidad Campesina de Oyón fue habitado desde la época del paleolítico. Los primitivos pobladores de la zona habrían dejado de ser nómadas para convertirse de cazadores recolectores en agricultores-horticultores, por los vestigios de una agricultura incipiente encontrados en el paraje llamado Altar Machay.

En épocas preincaicas, los pobladores de la zona se asentaron en las partes altas de los cerros como lo atestiguan los complejos arqueológicos de Golguej, Marka-Marka, Quillahuaca, Cumpin, Chulin Pata, Yapac y Mallay. Estos lugares se caracterizan por la presencia de vieviendas pétreas, canales de irrigación y sistemas de andenería dedicadas al cultivo de productos agrícolas.

Durante el periodo incaico, donde se encuentra hoy la localidad de Oyón, se habrían establecido dos ayllus: los Quilcas y los Ucrush. Estos ayllus darían origen a los dos primeros barrios de la comunidad (Quircas y Ocros) y su unión posterior sería la base de la actual Comunidad Campesina de Oyón.

En la colonia, los pobladores de la zona fueron integrados al sistema de la mita minera que los obligaba a trabajar en minas de oro y plata y estar al servicio de los latifundistas de la región.

La ley de la Reforma Agraria favoreció a la comunidad de Oyón con terrenos ubicados en sectores como Pampacocha, Punco Languay, Quichas, Suarasaca, Shugshapaj y Raura, de propiedad de Moises Subiaur; Pucayacu, Tablada, Jatumpata, Jachacancha, Sura, Uchucchacua, Racracancha Chico y Jircachaca, de propiedad de la empresa Angolán y la familia Fernandini; Ruco y Parconga, de propiedad de Lino Díaz; Japichaca, de propiedad de Abel Fuentes Rivera; Jichiu y Pomacancha, de propiedad de la familia Vizurraga.

Posteriormente, las comunidades de Viroc y Quichas se constituyen en nuevas comunidades campesinas con tierras asignadas por la comunidad de Oyón con pleno reconocimiento de su autonomía económica, social y legal.

Si tienes alguna opinión puedes escribirnos a: oyonperu@gmail.com