CHINA ORDENA EL CIERRE DEL CONSULADO DE EE.UU. EN CHENGDU

La soberbia del gobierno Chino, lejos de responder los serios cuestionamientos de los países europeos y el norteamericano sobre el origen del coronavirus, en otro claro indicio del aumento de las tensiones entre Washington y Pekín, ordenó el cierre del consulado estadounidense en la ciudad de Chengdu, en el suroeste del país.

China indicó que la medida era “una respuesta necesaria” a las acciones de Estados Unidos, que esta semana ordenó el cierre del consulado chino en Houston, Texas.

El secretario de Estado, Mike Pompeo, señaló que Washington había tomado esa decisión porque China estaba “robando” propiedad intelectual.

Las tensiones entre ambos países han estado en aumento desde hace meses por varios asuntos clave.

La administración de Donald Trump repetidamente se ha enfrentado a Pekín por el comercio y la pandemia del coronavirus, además de por la imposición de China de una nueva y controvertida ley de seguridad en Hong Kong.

La decisión del gobierno chino de ordenar el cierre del consulado estadounidense se produjo horas después de que Pompeo endureciera la postura del país hacia China en un discurso en la biblioteca del ex presidente Richard Nixon, cuya histórica visita al país asiático en 1972 abrió un nuevo periodo de mejora de la relación entre Pekín y el mundo.

“Hoy China es cada vez más autoritaria dentro de sus fronteras y más agresiva en su hostilidad hacia la libertad en el resto de partes [del mundo]”, expresó Pompeo.

“El mundo libre debe triunfar sobre esta nueva tiranía”.

¿Qué ha dicho China?

El ministerio de Relaciones Exteriores chino señaló que la clausura del consulado estadounidense de Chengdu era “una respuesta legítima y necesaria ante las inaceptables acciones llevadas a cabo por Estados Unidos”.

“La actual situación entre China y Estados Unidos es algo que China no desea ver, y Estados Unidos es totalmente responsable de ello”.

La Cancillería aseguró que los trabajadores estadounidenses del consulado en Chengdu “interfirieron en los asuntos internos de China y pusieron en peligro la seguridad y los intereses” del país.

Pekín le dio a Washington hasta el lunes para cerrar el consulado en Chengdu, según el editor del diario chino Global Times.

La misión diplomática, establecida en 1985, tiene más de 200 empleados, 150 de los cuales fueron contratados localmente, y es considerada estratégicamente importante porque permite a Estados Unidos recoger información sobre la región autónoma del Tibet, donde existen reclamos de independencia de larga data.

Con sus crecientes sectores de industria y servicios, Chengdu también es visto por Estados Unidos como un lugar que ofrece oportunidades para exportaciones de productos agrícolas, autos y maquinaria.

En una rueda de prensa, el portavoz de la Cancillería china Wang Wenbin se refirió también al duro discurso de Pompeo y consideró que “estaba marcado por sesgo ideológico y por una mentalidad de la Guerra Fría”.

“Pompeo ofreció un discurso en el que propició un ataque malintencionado contra el Partido Comunista chino (…) China expresa su firme indignación y oposición”.