GOBIERNO PRESENTA DEMANDA COMPETENCIAL Y MEDIDA CAUTELAR.

El Gobierno presentó una demanda competencial y medida cautelar ante el Tribunal Constitucional (TC) frente a la moción de vacancia presidencial admitida por un sector del Congreso el último viernes. 

El procurador para Asuntos Constitucionales del Ministerio de Justicia, Luis Alberto Huerta Guerrero, fue el encargado de presentar ambos recursos ante el máximo organismo constitucional.

A su salida de la sede del Tribunal Constitucional, el procurador Huerta explicó que la demanda competencial tiene un carácter institucional porque busca un pronunciamiento jurídico del TC respecto a una materia fundamental para la gobernabilidad del país.

Dicho análisis, agregó, servirá a todos los gobiernos, de aquí hacia delante, a efectos de que tengan seguridad de desarrollar sus actividades durante los cinco años, por los cuales fueros elegidos, sin tener la amenaza de un uso indebido de la vacancia por una arbitraria invocación a la incapacidad moral permanente.

Precisó que junto con la demanda competencial, el Ministerio de Justicia interpuso una medida cautelar ante el tribunal, con el propósito la suspender el procedimiento que ha se ha dado a la moción de vacancia en el Congreso.

Dijo esperar que esta semana el TC resuelva la medida cautelar y se pronuncie sobre la necesidad de paralizar el proceso de vacancia en el Parlamento. Respecto a la demanda competencial, añadió, supone un procedimiento distinto que tomará su tiempo porque se deben citar a las partes involucradas. 

Explicó que en la demanda competencial, se alega que la vacancia es mal utilizada como un mecanismo de control político contra el Poder Ejecutivo, cuando esa no es la finalidad ni el fundamento señalado el artículo 113 inciso 2 de la Constitución.

“Lo que se está pidiendo al TC es que resuelva esta incertidumbre jurídica que existe sobre qué se entiende por permanente incapacidad moral, esa es la cuestión, ese es el debate jurídico”, precisó.

Entonces, añadió, lo que señala el Gobierno ante el TC es que debe haber una interpretación objetiva sobre estos supuestos y no un mecanismo empleado para llevar a cabo un control político, “ese no es el fundamento de una medida de vacancia”.

Manifestó su plena confianza en la atención adecuada de ambos recursos, “porque este es un Tribunal Constitucional a favor del control y frente a los casos importante no se da la media vuelta, sino los afronta”, enfatizó.