EMPECEMOS A CONOCER EN SU DIMENSION INTEGRAL A LA PROVINCIA DE OYÓN.

Deberes de los niños

1985 – 2020, son 35 años de aniversario político que cumple la Provincia de Oyón, celebración que nos conlleva a festejar en medio de una crisis sanitaria, económica, política e institucional, pero a la vez nos da una lección de fortaleza e innovación para señalar que la provincia es más grande que sus problemas. .

Es necesario conocer a la provincia no solo desde su dimensión histórica, sino también desde su desarrollo económico, la diversidad de sus pisos ecológicos, la interculturalidad de sus pueblos y la creencia religiosa de sus habitantes.

Con respecto a su desarrollo económico, tenemos el privilegio de tener una ubicación estratégica dentro del corredor económico entre las regiones de Lima, Pasco, Huánuco y Junín a través de los ejes viales que hoy nos convierte en una ventana de oportunidades.

Con mayor referencia, la provincia está dividida en el desarrollo de sus actividades en tres zonas económicas; la primera, en el distrito de Oyón donde la actividad principal es la minería que de ella depende casi el 70 por ciento de su población.

En un segundo grupo se ubica el distrito de Pachangara – Churin, donde la actividad principal que desarrollan es el turismo a través de las aguas termo minero medicinales, privilegio exclusivo que tienen las comunidades de San Juan de Churin, Huacho, Huancahuasi, y el distrito de Andajes de contar con este recurso natural.

En el tercer grupo, los distritos de Andajes, Navan, Caujul y Cochamarca cada año vienen impulsando como actividad principal el cultivo de frutales, entre ellos el durazno, chirimoya, paltos,  etc., cultivos que ha permitido mejorar la calidad de vida de cada una de las comunidades.

Sin embargo ante la potencialidad de recursos naturales y el desarrollo de sus actividades económicas, quedan aún en el tintero varios proyectos que los gobiernos locales, regionales y nacionales no pueden resolver.

Entre ellos está, el inconcluso proyecto del asfaltado de la carretera Huaura – Sayán – Churin – Oyón, obra que ha quedado sin concluir  en varios tramos debido a la falta de voluntad política del gobierno nacional y la pasividad de las autoridades locales y regionales.

No es posible que un proceso judicial por los hechos funestos registrados en el 2015, empañen el sueño de la provincia de ver concluida este proyecto; no es posible que hasta ahora la empresa Consorcio vial Huaura, responsable de esta obra no cumpla con levantar las observaciones técnicas y económicas solicitadas por el Ministerio de Transporte, actitud que es rechazada por la población regional.

Finalmente conocer a la provincia de Oyón en su dimensión integral significa, valorar el esfuerzo de su población, resaltar a sus autoridades que con los pocos recursos han dejado huellas para que sus hijos puedan continuar construyendo una provincia grande y soberana.