LA CALLE ESTA DIVIDIDA.

La calle está dividida, el zoológico del congreso de la republica junto a un improvisado presidente nacional y su racista primer ministro están de fiesta; qué más podemos pedir, indignación, desconcierto y asco frente a la actual crisis política que se vive en el país.

Nadie duda que nuestros representantes de la cámara legislativa se dejaran llevar por su apasionamiento político, su voracidad salvaje de tener una cuota de poder sin importar que nuestro país vive una crisis sanitaria, económica, educativa e institucional.

A ello se suma una minoría que enarbola las banderas de radicalismo interesado de la izquierda, un fujimrismo que pretende ser los salvadores del país cuando de sus manos brota una historia negra de corrupción y mercantilismo de haber puesto al mejor postor nuestros patrimonios del país.

También se suma el resentimiento de los Humala sumados del desorientado antaurismo, quienes por su ambición de controlar la casa de Pizarro, no les importaron atentar a nuestra alicaída democracia, que nos pone ante los ojos del mundo como el peor país democrático.

Que podemos también decir de los seudo religiosos de la bancada del Frepap, quienes no solamente decepcionaron a sus propios seguidores, sino que patearon el pulpito de su culto para fortalecer su ambición de poder; si estuviera vivo don Ezequiel Ataucusi, ya los hubiera expectorado al infierno de sus creencias.

Me sorprende más aun, la disimulada opinión que hoy tienen los panfletos como el Diario el Comercio, Cuatro Poder de América Televisión, los insípidos de RPP y Panorama de Panamericana Televisión, quienes acostumbrados de subrayar sus titulares mediáticos con una mano y con la otra a estirar al mejor postor, se creen la última chupada del mango  lejos de pregonar una verdad absoluta.

No es de sorprenderse, todo puede ocurrir en el seno de los dos poderes del estado; pero la justicia y la historia los juzgará dejándolos cual fuesen una lepra o tal vez la escoria escupida por los demonios que persigue sus ambiciones.