ARGUMENTO INFANTIL DEL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL.

Cada vez que un ciudadano concurre buscando justicia al Tribunal Constitucional crece la decepción y frustración, al saber que sus decisiones  se encuentran lejos de una realidad.

Excepcionalmente es sobre las decisiones optadas en la víspera por el caso de la demanda competencial sobre la vacancia presidencial  por incapacidad moral permanente, donde el  Ejecutivo  cuestionó este mecanismo utilizada por el  Congreso de la República,

Según los argumentos utilizados por los magistrados Manuel Miranda Canales, Ernesto Blume Blume Fortini, Agusto Ferrero Costa  y Jose Luis Sardón de Taboada, tienen una justificación infantil al sustentar “…que la sustracción de la materia implica que ya no había nada que decidir sobre el mecanismo de vacancia…” optando por no interpretar el artículo 113 de la constitución.

Esta decisión empíricamente legal, va seguir dejando un vacío para una futura interpretación sobre “incapacidad moral”, que implica que el tribunal ha perdido una oportunidad de resolver y no dejar que sus sesgos y ambiciones políticas y económicas priman como primer orden.

Con razón, nuestra población le ha perdido confianza y esperanza a la máxima envestidura legal, que lejos de resolver viene generando más crisis a nuestra alicaída justicia nacional.

.