CHILENOS NUEVAMENTE EXIGEN LA RENUNCIA DE SU PRESIDENTE PIÑERA.

Nuevamente miles de chilenos volvieron a movilizarse contra el gobierno de Sebastián Piñera, quienes solicitan su inmediata renuncia y que se cambie la actual Constitución

La protesta social retomó su tercera semana en Chile, con decenas de miles de personas, en su mayoría estudiantes, manifestando en las calles para exigir cambios a un poder que parece impotente para apagar la crisis.

En la capital chilena, la jornada reunió a manifestantes frente a los tribunales, los taxistas protestaron contra el cobro de peajes dentro de la ciudad y luego la protesta se hizo multitudinaria alrededor de la céntrica Plaza Italia, donde se registraron algunos incidentes aislados con la policía.

Decenas de miles de personas se reunieron en la Plaza Italia de Santiago y los choques estallaron cuando los manifestantes intentaron avanzar hacia el palacio presidencial de La Moneda por la céntrica avenida Alameda.

Allí, con varios puntos de contención por parte de efectivos de la policía, se generaron diversos enfrentamientos.

Alrededor de Plaza Italia también hubo varios choques, y la policía lanzó gas lacrimógeno y chorros de agua para contener la manifestación. Al menos una policía resultó herida en este lugar, según constató la AFP.

En el centro de la ciudad de Viña del Mar, a unos 120 km al oeste de Santiago, donde hasta ahora las protestas sociales habían tenido una menor intensidad, manifestantes también enfrentaron a la policía y saquearon tiendas de un céntrico centro comercial.

“Esto aún no termina” es el lema para las protestas que convocan para esta semana en Chile, uno de los países más estables de América Latina hasta este estallido social sin precedentes, que sorprendió a un poder político que todavía no sabe cómo controlar la crisis.