PRESIDENTE SAGASTI OBSERVÓ LA LEY ANTIMONOPOLIO

En fiel cumplimiento a las disposiciones de la Confiep y de los intereses económicos de algunos grupos de poder, el mandatario nacional Francisco Sagasti observó la Ley Antimonopolio que recientemente fue aprobado por el Congreso de la Republica.

Sin tomar en cuenta que la ley antimonopolio es una norma largamente esperada por la población frente al abuso y la prepotencia de grandes empresas que se fusionan para tener dominio de mercado, sorprendentemente fue observada por el mandatario interino que en su campaña para congresista prometió impulsar y que firmó en octubre pasado.

No cabe duda que esa norma aprobada por el congreso fue observada siguiendo las directivas de la CONFIEP, gremio representativo de los grandes monopolios y oligopolios del país.

Luego de la observación comunicada por el ejecutivo que preside Sagasti, la reacción de la congresista arequipeña del Partido Morado, Zenaida Solís, no se hizo esperar y lamentó que el gobierno haya observado la ley de control de fusiones que busca evitar la concentración empresarial que controla el mercado en perjuicio de los ciudadanos.

Pero la parlamentaria fue más lejos, al recordar que el reclamo de grandes sectores de la población que vienen pidiendo una nueva constitución se da precisamente porque existen este tipo de concentraciones que perjudican a los consumidores.

«En el Congreso la aprobamos hace un tiempo, el ejecutivo acaba de observarla. Una pena, porque en la calle crece el clamor de una nueva constitución, precisamente porque tenemos distorsiones que no permiten que nuestra economía sea en verdad economía social de mercado, que significa privilegiar el derecho de las personas», indicó a RPP y recalcó que irá por la insistencia.

Las fusiones empresariales afectan directamente a los consumidores que deben adquirir productos de alta necesidad como los medicamentos a precios inaccesibles.

En el Perú, un solo grupo empresarial es dueño del 83% de las cadenas de boticas del país. En enero del 2018, el Grupo Intercorp absorbió a su competidor Quicorp y concentró las cadenas Mifarma, Inkafarma, Arcángel y las desaparecidas BTL y Fasa. Además, se volvió dueño de los laboratorios Quilab y Cifarma, y de la distribuidora Química Suiza que le permiten colocar el precio que quiera a sus productos.

La Ley Antimonopolio o de control de fusiones aprobada en el congreso busca poner fin a este tipo de práctica que se produce en diversos rubros de la economía y los negocios, incluyendo las concentraciones en la salud, que se puso en evidencia durante la pandemia.

Lo increíble es que el Proyecto de Ley Antimonopolio firmada y aprobada por el congresista Sagasti, fue prometida por el candidato al Congreso Sagasti.

No hay nada qué hacer, esta actitud incoherente no hace más que ratificar la idea de quienes piensan que la CONFIEP es la que gobierna en nuestro país.