SUNAT TENDRÁ ACCESO A DEPÓSITO DE TODA PERSONA QUE TENGA MÁS DE 10 MIL SOLES EN EL SISTEMA FINANCIERO

A partir de la fecha las entidades financieras que operan en el país deberán informar mensualmente a la Sunat sobre las cuentas de depósitos de sus clientes cuyos saldos sean iguales o mayores a S/ 10,000 (o su equivalente en dólares).

Según el Anexo del Decreto Supremo N° 430-2020-EF, los bancos, financieras, cajas municipales, cajas rurales y cooperativas de ahorro y crédito tendrán que detallar los datos de los titulares de las cuentas, sean personas o empresas, así como de sus depósitos. Ello incluye información del saldo y/o montos acumulados, promedios o montos más altos y los rendimientos generados en la cuenta durante el período que se informa.

Además, si una persona o empresa tiene más de una cuenta en una misma institución financiera, esta deberá informar a la Sunat cuando los montos de todos sus depósitos sumen al menos S/ 10,000. El ente tributario debe conocer también la fecha en que cancelen las cuentas. Con esta información en su poder la Sunat realizará las verificaciones correspondientes que le permitirán detectar posibles inconsistencias que puedan ser indicios razonables de evasión o elusión. Esta norma reglamenta el decreto legislativo Nº 1434, aprobado en setiembre del 2018.

YA NO HABRÁ SECRETO BANCARIO.

El acceso al secreto bancario es parte de una estructura normativa que la Sunat, el MEF y el Gobierno han venido preparando para entrar en una nueva etapa de lucha contra la evasión y la elusión.

Con la vigencia de este reglamento la Sunat espera que las entidades financieras reporten datos de más de 260,000 personas y/o empresas, cada mes. Según la SBS, a noviembre del 2020 las personas tenían 2.5 millones de cuentas de depósito con más de S/ 10,000, y las empresas, 2.7 millones. La Sunat se encargará de la seguridad de la información que recibirá de los depositantes.

INFORMACIÓN PODRÍA LLEGAR A MANOS DE LA DELINCUENCIA

Advierten peligro para la seguridad de ahorristas al levantarse secreto bancario pues la información que las entidades financieras han sido obligadas a proporcionar es muy detallada y personalizada del ahorrista. De este modo, se elimina el secreto bancario respecto a la Sunat, sacrificándolo y eliminando la reserva y privacidad que deben tener estas operaciones pasivas o de ahorro, solo bajo el argumento de facilitar la labor de la Sunat, que bien podría recurrir a otras fuentes y recursos para cumplir con su función.

Ante el riesgo de que estas informaciones privadas puedan trascender a terceros y ello poner en serio peligro el patrimonio y hasta la seguridad y vida de los ahorristas y personas que utilizan a las ESF (entidades financieras), que dejarán de tener la privacidad y reserva de sus operaciones, muchos podrían preferir no utilizar el sistema financiero para realizar sus depósitos, por lo que se fomentaría más bien la desbancarización.

COSTOS SERÁN ASUMIDOS POR LOS CLIENTES

Si bien se dispone que la Sunat debe garantizar la confidencialidad y seguridad de estas informaciones, ello no es totalmente seguro, por otro lado la medida también incrementará los costos para las instituciones financieras, a las que se les obligará a brindar información mensual y detallada de todos sus clientes titulares de cuentas y con movimientos durante cada mes de S/ 10,000 o más, por lo que al final los clientes terminaran por asumir ese costo.

INCONSTITUCIONAL

La necesaria y siempre reclamada función de control y fiscalización de la evasión y elusión tributaria que tiene la Sunat, debería hacerlo sin sacrificar el secreto bancario, que es una medida de fomento y protección del ahorro RECONOCIDO POR LA CONSTITUCIÓN Y POR LA LEY DE BANCOS. Ojalá que el uso de estas informaciones y la confidencialidad con la que deben ser tratadas por la Sunat, no perturben a los ahorristas ni generen su alejamiento del sistema financiero.

ALGO MÁS

La obligación de informar a Sunat debe ser cumplida por las entidades financieras mensualmente y alcanza a las operaciones cuya suma en el mes sea igual o mayor a S/ 10,000, considerando además todas las cuentas del titular mantenidas en cada institución.