PERÚ PERDIÓ 1-0 ANTE BRASIL.

Con una mínima diferencia de 1-0, la selección peruana perdió ante Brasil, despidiéndose de la Copa América quedando solo disputarse por la presea de bronce con su próximo rival.

La diferencia se generó con Lucas Paquetá, quien marcó a los 35 minutos el gol de la clasificación a la gran final para el ‘Scratch’, que ahora espera al ganador del Argentina vs. Colombia este martes.

Para este compromiso la selección nacional estuvo alineada con  Aldo Corzo, Anderson Santamaría, Christian Ramos, Alexander Callens y Miguel Trauco pensando en  las figuras de Brasil quienes iban a estar más tiempo en nuestro campo.

A los siete minutos el ‘Scratch’ asustó por primera vez. Desbordó Richarlison y buscó a Neymar, quien no defendió del todo cómodo. A los 18′ Pedro Gallese hizo un milagro: le desvió un cañonazo de larga distancia a Casemiro y luego puso el pecho contra Neymar. En menos de un minuto, tuvo una doble atajada clave. El vuelto de la blanquirroja llegó a los 22′, con un fuerte remate de larga distancia de Sergio Peña. Chocó en la mano de Thiago Silva pero el árbitro siguió el juego.

Bueno, y a los 34′ llegó el primero en la semifinal. Neymar hizo el recorrido tras una mala salida. El ’10′ llevó la pelota hasta nuestra área, dejó en el camino a Ramos y Callens, y asistió a Lucas Paquetá, quien apareció de ‘9’ y la mandó al fondo. Para la segunda mitad, Ricardo Gareca regresó a su esquema habitual: Marcos López ingresó por Miguel Trauco y Raziel García hizo lo propio por Christian Ramos (Callens y Santamaría quedaron de centrales).

A partir de ese momento, se originaron las jugadas de mayor peligro para la blanquirroja. Por ejemplo, a los 49′, Gianluca Lapadula casi logra el empate. Si hizo del espacio, dejó en el camino a Thiago Silva y sacó un zurdazo. El guardameta Ederson se estiró y alejó el peligro. No fue la única en la que complicamos al local, en Río de Janeiro. Sobre los 60′, Raziel García giró y remató de derecha. Otra vez el ‘1′ del ‘Scratch’ fue clave.

Quizá la más peligrosa llegó a los 80′, tras un tiro libre. Como un centrodelantero, apareció Alexander Callens y su cabezazo pasó cerca (ya había ingresado Santiago Ormeño). El marcador no se movió más. Es cierto, no se alcanzó el objetivo de estar nuevamente en una final, como en el 2019, pero cerramos estos 90 minutos con dos motivaciones: este viernes vamos por todo por la de bronce y el grupo demostró que sigue fuerte.